La tecnología ya no es cuestión de género: Mujeres involucradas en Legaltech en Colombia por: Meliza Eugenia Grisales López

La Asociación Colombiana de Legal Tech (Alt+co) entrevistó a un grupo de abogadas que
construyeron su vida profesional en torno a la tecnología y se ganaron importantes lugares en
cargos directivos, el mundo empresarial y la academia; tres de ellas, María Lorena Flórez,
Ángela Suárez y Carolina Ibarguen, hicieron parte de la conferencia moderada por Alexandra
Baquero: “el rol disruptivo de la mujer en la tecnología”, que tuvo lugar el 18 de marzo.
Alrededor de una serie de preguntas sobre “ser mujer” en la sociedad colombiana y el mundo,
las entrevistadas relatan el camino que transitaron, las herramientas que las ayudaron a superar
los obstáculos y dejan pistas sobre cómo aventurarse en esta nueva realidad que se está
construyendo en torno a los avances tecnológicos. A continuación, un relato sobre ser mujer y
trabajar con tecnología desde la voz de aquellas que ya se filtraron en el medio.

Carreras para hombres y carreras para mujeres
Desde una perspectiva histórica es posible recordar que la inclusión de las mujeres en la
educación superior ha sido tardía y lenta; no obstante, hay casos que evidencian desde épocas
muy tempranas el interés de las mujeres por la educación, la innovación y el desarrollo desde
distintas disciplinas, aunque no hayan sido personalidades muy notorias. En la actualidad, tanto
hombres como mujeres cuentan con una aparente libertad para escoger cómo les gustaría
desarrollar su proyecto de vida, pero es indudable que el rol que culturalmente se les ha
asignado, influye en el proceso de selección de carrera y en la experiencia misma de transitar
por la universidad.
Respecto a esto, es importante la perspectiva de María Lorena Flórez, doctora en derecho y
tecnología, y docente de una facultad de derecho. Tiene formación en Europa y a pesar de
sobreponerse a todas las dificultades que encontró en el extranjero y en su país natal, reconoce
los obstáculos de género que hay en la academia. Como estudiante, esta docente se vio en la
necesidad de reafirmar de múltiples formas sus conocimientos, para que sus profesores y
compañeros dejaran de percibir que ella no sabía de qué estaban hablando; es posible que no
haya sido de mala fe, pero es un indicio de la vigencia del rol de género al interior de la
academia. En su papel de docente, la historia fue parecida; además de que los abogados en
Colombia reciben parte de su validez de su apariencia dura y formal, y ella no quiso adoptar ese
estereotipo en su vida, trabajar en “una facultad tradicionalmente para hombres” ha dejado en
María Lorena la sensación de que muchas veces las docentes deben sustentar con más fuerza
lo que dicen, en comparación con un docente de género masculino que cuenta con más
oportunidades de equivocarse o de ser impreciso.


¿Dónde nace todo esto?

Ana Gabriela Buquet hizo una investigación sobre el rol de género en
la educación superior, e identificó tres dimensiones desde las cuales es posible entender por
qué se supone que hay carreras “adecuadas” para hombres y carreras “adecuadas” para
mujeres. El primer elemento es lo simbólico, entendido como los conceptos culturales más
abstractos en los que se fundamenta todo el mapa cultural. En segundo lugar, el imaginario colectivo, que es la traducción de todos estos símbolos en prácticas sociales que se vuelven
parte de la cotidianidad. Y, por último, la identidad de género, que puede entenderse como la
internalización personal de cada sujeto tanto de lo simbólico, como de las prácticas sociales que
surgen a continuación.
Si bien es decisión de cada quién elegir si aceptar para su propia vida los roles que le impone
culturalmente la sociedad, estas reglas de comportamiento informales fungen como guías de la
existencia humana para muchas personas, de acuerdo con su contexto social. Desde la óptica
de la autora, aquello que a veces parece originado en la naturaleza, son realmente “procesos
históricos y culturales” que se cristalizan en conceptos y prácticas, que si bien no son
obligatorios, son culturalmente deseables y su incumplimiento genera, en cierta medida,
rechazo social, al menos hasta que los “bordes” culturales son transformados.
Alexandra Baquero, gerente de SIGMA, evidencia las dificultades de género en su entorno
profesional y ofrece una perspectiva de cómo puede ocurrir el cambio cultural que permitiría la
inmersión de más mujeres en la tecnología. En principio, esta abogada hace referencia a cómo
el imaginario colectivo influencia a las mujeres en su selección de profesión desde la infancia a
través de la crianza y los referentes femeninos, que poco o nada parecen estar involucrados
con la tecnología; con las “carreras masculinas”. Muchas mujeres creen escoger su carrera con
libertad, pero terminan en “carreras femeninas” tras años de reafirmación constante y silenciosa
del rol de género por parte de su entorno.
“(…) [Y]o tuve la suerte de hacer parte de una familia en la cual no se distinguía para nada el rol
femenino y masculino”, cuenta Alexandra, haciendo referencia a las posibilidades que surgen
de crecer en un entorno que fomenta en una persona la confianza en sus capacidades
independientemente de su género. Esta abogada desarrolló su carrera en la banca de inversión,
un escenario mayoritariamente masculino, y a través de su experiencia se pueden identificar
dos obstáculos que le impiden a la mujer emprendedora acceder a inversionistas: Primero, la
falta de confianza en sí misma de la emprendedora, que culturalmente podría verse reflejado en
este ideal de “mujer recatada y discreta”; y segundo, la falta de confianza en las emprendedoras
por parte de los inversionistas (que también son mayoritariamente de género masculino), dado
que generar emprendimientos (y más en el ámbito de la tecnología) es una ocupación
culturalmente masculina.
Es aquí donde se evidencia la necesidad de una ruptura en los patrones culturales, pues la
relegación de cada género a escenarios tradicionalmente asignados puede estar privando a la
sociedad de un estado de crecimiento del que muchos más puedan hacer parte y en el que más
personas se sientan realizadas en su experiencia profesional, y estas personas, en particular,
deberían tener derecho a desenvolverse profesionalmente en torno a un propósito, a sus
aptitudes y sus deseos personales. Si bien hay responsabilidad de generaciones pasadas por
establecer los roles de género, hay también responsabilidad para las personas de la actualidad
en el sentido en el que es posible elegir si promover los roles de género tradicionales o
transformarlos en algo productivo para todos y todas.

Construyendo el futuro

El contexto descrito sobre las barreras de acceso a inversión por parte de emprendedoras es
solo una parte del problema; el escenario laboral para las mujeres es probablemente una
manifestación más vívida de lo que Buquet reconoce como el orden de género, que fomenta
“relaciones de jerarquía y subordinación entre hombres y mujeres” (2016). Podemos hablar por
ejemplo del último año en el que se desató una pandemia global en la que la imposición cultural
del rol de género se mostró con mayor franqueza: las mujeres fueron mayoritariamente
asignadas a las tareas domésticas y de cuidado, mientras los hombres, como tradicionalmente
se designa a las personas de género masculino, a la adquisición de recursos económicos.
Traduciendo estas aseveraciones a números, se visualiza en las estadísticas del DANE que la
tasa de desempleo de las mujeres en el primer semestre de 2020 subió 12,6 puntos
porcentuales (pp), pasando de 13,9% al cierre de 2019 a alcanzar un pico de 26,2% en julio del
2020 y aunque esta cifra bajó en diciembre de ese año a 18,7%, en enero del presente año
volvió a subir a 19,6% en el trimestre móvil noviembre 2020 – enero 2021. Mientras tanto, las
cifras de desempleo masculino que generalmente son solo de un dígito, alcanzaron a estar en
16,2% en el pico de desempleo de julio de 2020, pero actualmente se mantiene en cifras
cercanas al 10% (DANE, 2021). Por otro lado, referente a las tareas domésticas, para el 2020
fue posible identificar que el 89,5% de las mujeres en Colombia realizaron actividades de
trabajo no remunerado en el hogar, en contraposición con el 62% de participación de los
hombres en estas actividades, generando una brecha de 27,5 pp (DANE, 2020).
Sobre este tema, es pertinente mencionar a Tatiana Herrera, que desde el comienzo de su
carrera tuvo la fortuna de dar con un escenario laboral que le apuesta a la inclusión de género
en diferentes áreas. Tatiana afirma que, desde su punto de vista y con fundamento en las cifras
del DANE, la pandemia generó un retroceso de diez años en términos de equidad de género,
dado que por múltiples factores fueron las mujeres quienes más debieron asumir las tareas del
hogar, dado su rol cultural. Esto, en muchas ocasiones, generó un detrimento de su
construcción profesional y su independencia económica. Sin embargo, es aquí donde la
tecnología juega un papel importante, puesto que en palabras de esta abogada, “la tecnología
no es una decisión, sino una herramienta que utilizamos todos” o a la que todos podemos tener
acceso; y esta herramienta, según ella, puede ofrecer medios para el acceso a la educación de
muchas personas, puede impulsar la carrera de muchas mujeres, en vista de la necesidad
laboral de personas que tengan formación en tecnología, generar crecimiento social.
Tatiana es líder de transformación digital en el área jurídica de un importante banco colombiano
y asegura que, en una realidad cambiante en la que la tecnología adopta un papel protagónico,
los pasos que hay que dar, en principio, para avanzar hacia la equidad de género involucran por
un lado a las mujeres, y por otro a las organizaciones. En el área de la tecnología es evidente
que los hombres tienen ventajas, empezando simplemente con que es socialmente aceptado
que elijan sus profesiones en este medio; sin embargo, una mujer que quiera entrar
desempeñarse en estas áreas, de acuerdo con esta abogada, deberá ser resiliente y
persistente: “saber que va a haber muchas barreras, que socialmente puede tener muchos
fracasos y muchos obstáculos, pero que hay que persistir”.
Por otro lado, esta entrevistada evidencia que debe haber un cambio al interior de las
organizaciones, en especial en áreas relacionadas con la tecnología, por una razón muy importante y es que la construcción de la sociedad a futuro estará en cabeza de los
profesionales involucrados con la tecnología y es fundamental contar con la voz de las mujeres,
sus capacidades e ideas en estos desarrollos y en las tomas de decisiones para evitar la
reproducción de los estereotipos de género en las nuevas tecnologías. Producir nuevas
herramientas y recursos tecnológicos que de entrada también estén permeados con ideas
retrógradas de los roles de género tradicionales no podría ser innovación, sino un retroceso.
Decidir ser parte del cambio
Una muestra del poder transformador de una mujer en una empresa pudo observarse en la
conferencia “el rol disruptivo de la mujer en la tecnología”, puesto que en ella, Carolina
Ibargüen, gerente general de Kantar Ibope Media – Colombia, habla de lo importante que es dar
oportunidades: Llegar a una posición directiva y abrir el camino al desarrollo profesional de
otras mujeres y no porque sean mujeres, sino porque hay profesionales que son mujeres y que
son excelentes, pero no se les elegía por la percepción cultural de “aquello para lo que es
buena una mujer”.
Esta empresaria menciona también el hecho de que a las mujeres se les delegue la
responsabilidad del cuidado del hogar y la crianza de los hijos, pero se refirió a esto de forma
propositiva, afirmando que la modificación de lo establecido culturalmente también puede
fomentarse desde las empresas; por ejemplo incentivando desde la organización que las
responsabilidades de crianza sean compartidas, ofreciendo licencias de paternidad
equiparables a la licencia de maternidad. Vemos en esta mujer que ya está involucrada con la
tecnología un ejemplo y un referente, pero ascender a un puesto directivo en una importante
compañía no es el único medio para la transformación cultural desde el sector privado; también
es posible construir una desde cero, con una cultura organizacional propia y como ejemplo de
esto podemos mencionar a Andrea Martínez, Sarah Rodríguez y a Ángela Suárez, abogadas
y emprendedoras que aprovechan la tecnología como una herramienta de cambio de lo
establecido culturalmente para las mujeres.
Desde el punto de vista de Sarah, lo fundamental para tener éxito es encontrar un propósito y
decidir cumplirlo, y esto se ve reflejado en la empresa que fundó “Legalid Academy”, una
academia de Innovación Legal y tecnología enfocada en fomentar en los abogados el desarrollo
de su profesión en torno a un propósito y las necesidades del mercado. Andrea Martínez, por
su parte, es líder del área de propiedad intelectual, protección de datos y privacidad en su
propia firma y para ella los factores importantes para realizarse profesionalmente son la fijación
de objetivos claros, la disciplina y la pasión por lo que se hace. Por último, Ángela Suárez, la
panelista que le dio voz a las empresarias en la conferencia “el rol disruptivo de la mujer en la
tecnología” es fundadora de Lex box, una empresa enfocada en el desarrollo de nuevas
tecnologías para la prestación de servicios legales y de Med. Practice Protection. Desde su
punto de vista, lo fundamental es creer en sí misma, rodearse de personas que incentiven esa
autoconfianza y acallar las voces que dicen que “no se puede”.
Si bien todas estas mujeres tienen formas distintas de alcanzar sus objetivos y mantener su
ímpetu en el camino, son reconocidas como líderes y referentes de éxito, como tanto hace falta
para las nuevas generaciones de mujeres. En su cotidianidad la experiencia les ha llevado a asumir que no hay diferencias de género más allá de las que una persona elija creer y adoptar
en su vida, y que si algo hay que entrenar en las mujeres en general es la capacidad de borrar
los límites que otros les han querido imponer; de pararse en un escenario y defender sus ideas
y proyectos. Aunque es cierto que en algunos casos el factor diferencial es el privilegio de una
crianza que las anima a decidir por sí mismas las reglas que regirán sus vidas, es común a
todas el coraje, la resiliencia y la inspiración recibida de otras mujeres que, desde hace tiempo,
ya habían iniciado el cambio.
El derecho tiene fama de ser una profesión rígida, pero en la era digital su transformación y la
de los y las profesionales que la ejercen será inminente, tanto en mentalidad como en
herramientas de trabajo; y dependiendo de la capacidad de cambio, esto será una oportunidad
para crecer o un gran obstáculo. Las mujeres, a quienes se les había asignado un rol pasivo y
callado, dentro de escenarios privados en la sociedad, están tomando estas nuevas
herramientas y se están saliendo de esos esquemas tradicionales para ubicarse en importantes
lugares; independientemente del medio a través del cual decidan trabajar con tecnología, es
indudable que con cada paso están haciendo posible transformar el rol de la mujer en la
sociedad.

Bibliografía
Buquet, A. G. (2016). El orden de género en la educación superior: una aproximación
interdisciplinaria. Nómadas (Col), (44), 27-43.
DANE. (2020). “El trabajo doméstico y de cuidados no remunerado: desigualdad en la
organización social del cuidado” En: Mujeres y hombres: Brechas de género en Colombia.
[online] p. 58. Recuperado el 23 de marzo de 2021 de:
https://www.dane.gov.co/files/investigaciones/genero/publicaciones/mujeres-y-hombre-brechas-
de-genero-colombia-informe.pdf
DANE. (2021). Principales indicadores del mercado laboral – Enero 2021 [online] p. 58.
Recuperado el 21 de marzo de 2021 de:
https://www.dane.gov.co/files/investigaciones/boletines/ech/ech/bol_empleo_ene_21.pdf

Uso de cookies en el contexto de datos personales

Eventos

Uso de cookies en el contexto de datos personales

Con la moderación de María Paula Ángel, nvestigadora Asistente del UW Tech Policy Lab y  miembro de alt+co, los panelistas, Andrea Martínez, Socia de la Firma Martinez Devia & Asociados y  Coordinadora del Comité de Privacidad de datos de alt+co y Carlos Esguerra, socio de Avante Abogados Integrante del Comité Directivo de ADAPRI, conversan sobre el uso de cookies en el contexto de datos personales.

¿Qué son las cookies? ¿Para qué sirven?  ¿cómo se clasifican? ¿qué impacto tienen en la privacidad de los datos de los usuarios de internet? ¿cómo se encuentran reguladas en Colombia y en el mundo? Buenas prácticas y recomendaciones para el uso de estas herramientas

Encuentra las respuestas a todas estas preguntas en este maravilloso panel.

Aplicación de extraterritorialidad en datos personales

Eventos Aplicación de extraterritorialidad en datos personales Con la moderación de María Paula Ángel, nvestigadora Asistente del UW Tech Policy Lab y  miembro de alt+co Catherine Baena, Abogada e Integrante
+

Guía de Incidentes de Seguridad

Eventos Guía de Incidentes de Seguridad Con la moderación de Stella Vanegas Directora de ADAPRI, socia de Vanegas Morales Consultores, Profesora de Privacidad y Consumidor en la PUIJ De la
+

Evento de Lanzamiento “alt+co”

Eventos Evento de lanzamiento “alt+co” Los pasados 5 y 6 de noviembre, llevamos a cabo nuestro evento de lanzamiento, virtualmente y de forma gratuita para todos los interesados. A través de
+